Carta de Fin de Año Gamnic 2017 - 2018

Enero 2018



Las inversiones que más contribuyeron al rendimiento fueron las acciones de las principales empresas de Estados Unidos (EE.UU.) y de los países emergentes. Las acciones estadounidenses, referentes de las inversiones en el mundo y donde mantenemos 35% del portafolio, rindieron +23.7% en promedio en el año. Las acciones de los países emergentes, que representan el 10% del portafolio, subieron +33.3% en promedio.


En EE.UU., el rendimiento está explicado por los buenos resultados económicos y empresariales, y por las expectativas positivas de las políticas tributarias de Trump. En los emergentes, se debe al crecimiento económico chino y al incremento de +25% en los precios de los metales en el año.


El 2017 fue el año de la reactivación económica mundial. EE.UU. y Europa aceleraron su ritmo de crecimiento. China lo consolidó y los países emergentes acompañaron. En Perú, la economía se reenganchó por el lado minero y las acciones subieron en +29.3%.


Nuevamente quienes especularon que las acciones estaban caras y vendieron, se perdieron uno de los mejores años de rendimiento de la historia. Un buen año de rendimiento no significa que el siguiente será bueno o malo. Es imposible predecir el futuro y anticiparse al movimiento de los precios, tanto para arriba como para abajo.


El portafolio está diseñado para no especular. Invierte en una mezcla conservadora de las acciones y bonos de las mejores empresas del mundo, principalmente de EE.UU. De esta manera limitamos las caídas en los malos años pero participamos de los buenos. En el largo plazo, los conflictos se resuelven, los intereses se alinean y el deseo del ser humano por desarrollarse prevalece. Sobre todo en las inversiones con fundamentos y cuando existen reglas claras e instituciones sólidas como en EE.UU. Esa es la base de nuestra estrategia, la cual históricamente ha demostrado su capacidad para cuidar y hacer crecer el dinero.


El año nos deja como lección que el mejor momento para comenzar a invertir es hoy. No sabemos que nos espera el futuro y por eso es importante no especular. No sólo para decidir cuándo invertir y cuando no, sino también para decidir cómo invertir. En los extremos las emociones ganan. Invertir conservadoramente es la manera de mantener la disciplina y ganarle a las emociones.



¿QUÉ SUCEDIÓ DURANTE EL 2017?


El año comenzó con el inicio de la presidencia de Trump. Desde su elección, algunos meses atrás, los precios de las acciones estadounidenses no pararon de subir. Para la mayoría, una corrección era inminente por lo controversial de sus declaraciones y políticas. La corrección nunca llegó y terminó siendo uno de los mejores y más consistentes años de rendimiento.


También fue un buen año para las ventas y ganancias de las empresas de EE.UU. Después de varios periodos de buen crecimiento en ganancias pero bajo en ventas, las ventas se reactivaron en el 2017. Como las principales empresas de EE.UU. venden en todo el mundo, es una señal positiva sobre la economía mundial. Es el primer año desde la crisis del 2008 que el mundo en conjunto acompaña a la economía estadounidense.


La economía europea pasó de ser un signo de interrogación a consolidar un buen ritmo de crecimiento. Las tensiones políticas y sociales del populismo y la inmigración, se calmaron o se resolvieron durante el año. El Brexit, Grexit, Frexit y otros, se convirtieron en anécdotas y se priorizó la reactivación económica de la región.


Las economías emergentes, lideradas e impulsadas por China, también retomaron el ritmo. El miedo que China deje de crecer o de una crisis financiera, no impidió que su economía siga creciendo. Los precios de los metales volvieron a subir por segundo año consecutivo gracias a la gran demanda china, y esta vez, también a la reactivación del resto de países. Cuando suben los precios de los metales, los interés se alinean y las economías que dependen de ellos avanzan.


En China, la clase media, el motor de su crecimiento, siguió consolidándose. Su apetito por un consumo más sofisticado atrae empresas de todo el mundo, principalmente estadounidenses. Permite también que se desarrollen empresas chinas lo suficientemente grandes para competir a escala mundial, como Alibaba. China está convirtiéndose en un foco de innovación tecnológica y emprendimiento. Se posiciona como un segundo motor de crecimiento para el mundo, junto a EE.UU.


Políticamente fue un año complicado para Perú. El Fenómeno del Niño volvió a demostrar la falta de planificación institucional, de este y de los anteriores gobiernos. El caso Lava Jato evidenció la debilidad institucional y la corrupción del sistema en todos los niveles, desde lo público hasta lo privado. El pedido de vacancia presidencial y la incertidumbre política terminaron de enmarcar un año de oportunidades perdidas.


Así como sucede con la mayoría de países emergentes, lo económico avanza cuando los precios de las materias primas suben. Perú no fue ajeno a esa dinámica, los metales subieron y la economía aceleró nuevamente. El sector minero se reactivó luego de un par de años malos, y los demás sectores relacionados empezaron a acompañar. La inversión privada también comenzó a crecer.


El sueño de multiplicar exponencialmente el dinero se materializó este año con “Bitcoin”. El precio de esta moneda virtual subió +1,500% en el año y se perfila como la mayor burbuja especulativa de toda la historia. Aunque sonó mucho durante el año, en realidad la mayor cantidad de monedas está en manos de pocas personas. Es un riesgo limitado y que no tiene la capacidad de afectar la economía real.


¿QUÉ ESPERAMOS PARA EL 2018?


Creemos que las inversiones en EE.UU. conservarán su capacidad para cuidar el dinero durante el 2018. El portafolio no especula, pero pensamos que es importante tener una opinión general a manera de ejercicio. Estas son nuestras perspectivas para el 2018:


En EE.UU.: Esperamos que continúe siendo el principal motor económico del mundo. Mayor consumo y mejores salarios impulsan las ventas de sus empresas. Mayores ventas y ganancias incentivan más inversión. Más inversión genera más empleo y más consumo. Es un círculo virtuoso de crecimiento. La reactivación del mundo lo acelera.


Las políticas de Trump, particularmente la reducción de impuestos, motiva la repatriación de capitales hacia EE.UU. e incentiva la inversión local. Este año debería ser bueno para sus empresas y economía. Niveles bajos de inflación permiten el espacio suficiente para que su economía siga avanzando de manera ordenada y saludable.


En Europa: Esperamos que siga reactivándose económicamente y alineándose políticamente. Su dinámica es más compleja por la cantidad de intereses particulares que tienen los países que integran la región. Los riesgos institucionales y políticos están presentes, y desde ese punto de vista no consideramos que aún cumpla con los requisitos necesarios para cuidar el dinero.


En China: Esperamos que se consolide como el segundo motor económico del mundo. Sería una de las pocas veces en la historia que existen dos motores de crecimiento al mismo tiempo y en dos fases distintas de desarrollo. Su clase media debería ser el nuevo factor de productividad para el mundo, atrayendo empresas de todo tipo y motivando la creación de otras nuevas. Sus líderes, alineados a posicionar China como potencia, podrían seguir abriendo su economía al mundo. Beneficioso tanto para los chinos como para el resto de países.


Institucionalmente China es una incógnita. Las reglas de juego no están claras y pueden cambiar rápidamente. Por ese motivo, recomendamos invertir una posición baja del portafolio en las principales empresas chinas a través de fondos de acciones emergentes. La otra manera de capitalizar el potencial es a través de las principales empresas de EE.UU., muchas de las cuales ya tienen presencia o planes para ingresar al mercado chino.


En las economías emergentes: Esperamos que acompañen el crecimiento chino. En la medida que las materias primas se mantengan o sigan subiendo, las economías emergentes deberían caminar. El desarrollo de la clase media y su apetito por desarrollarse son las bases de su potencial. Nuestra recomendación es mantener una posición baja del portafolio a través de fondos de acciones de las principales empresas emergentes. Las variables políticas, sociales e institucionales son los motivos por los cuales limitamos la posición.


En Perú: En el lado económico, esperamos que la minería siga reactivándose de la mano de los metales. La reactivación minera debería impulsar los demás sectores, incrementar los salarios, el empleo y eventualmente el consumo. En el lado político, puede pasar cualquier cosa. Más allá de la vacancia, el indulto, el caso Lava Jato, las prisiones preventivas, existe una clase media peruana que quiere desarrollarse. Los interés particulares se acaban y las agendas políticas se alinean cuando la población se pone de acuerdo por avanzar.


Somos optimistas que el próximo año puede ser un buen año para el país. Ruidos y conflictos siempre van a existir, y por eso recomendamos mantener una posición baja en Perú, reconociendo el potencial pero limitando los riesgos políticos e institucionales.


¿CUÁL ES LA ESTRATGIA PARA EL 2018?


No especular. Para cuidar el dinero no es necesario predecir el futuro. Lo más importante es ser consistente con la estrategia porque así evitamos que las emociones ganen. Para hacer crecer el dinero es necesario ser optimista que el mundo sigue avanzando. Para limitar los riesgos lo hacemos de manera conservadora e invertimos en las acciones y bonos de las principales empresas del mundo, en dólares, y a través de la economía de EE.UU.


En estos días, te estaremos enviando el Estado de Cuenta de Diciembre, en donde está detallado el rendimiento de tu portafolio durante el 2017. En base a esa información, seguiremos revisando juntos, como todos los trimestres, qué ajustes recomendamos hacerle a tu portafolio para rebalancearlo y alinearlo a tus objetivos de este año 2018. El objetivo es cuidar y hacer crecer tu dinero.


Gracias por la confianza.

0 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn