¿Cuál es el rol de los pronósticos en las inversiones?

Agosto 2019


El Fondo Monetario Internacional (FMI), organización financiera referente en el mundo, publicó la semana pasada pronósticos económicos mundiales menos favorables para los próximos años.


Mientras el ritmo de crecimiento mundial continúa reduciéndose, los precios de las inversiones siguen subiendo. El índice S&P500, termómetro de las inversiones en el mundo y representante de las principales 500 acciones de Estados Unidos, rinde +20% en dólares en el año.


El consenso de los economistas y políticos pronostican que estamos entrando en un periodo de alta incertidumbre y menor crecimiento. La mayoría de inversionistas piensa igual y, sin embargo, los precios de las inversiones siguen subiendo.


¿Por qué siguen subiendo los precios? ¿Cómo se construyen los pronósticos? ¿Por qué son susceptible a errores? ¿Qué considerar al momento de invertir? ¿Qué puede pasar? ¿Qué recomendamos?


¿Por qué siguen subiendo los precios?

Porque hasta el momento la realidad demostró ser más favorable que los pronósticos negativos de la mayoría de participantes del mercado.


En el corto plazo, los precios de las inversiones no se mueven por los pronósticos o la realidad, se mueven por el contraste entre ambos: las sorpresas.


Si la realidad termina siendo negativa pero menos negativa que los pronósticos, entonces es una sorpresa positiva y los precios suben. Si la realidad termina siendo positiva pero menos positiva que los pronósticos, entonces es una sorpresa negativa y los precios bajan.


¿Cómo se construyen los pronósticos?

Los pronósticos son el resultado de la necesidad del ser humano de encontrar seguridad en la incertidumbre y poder tomar decisiones.


Desde las instituciones internacionales, los bancos y hasta las pequeñas empresas crean continuamente pronósticos sobre la base información disponible, formulas, modelos y teorías. El sistema financiero genera millones de opiniones distintas diariamente.


Si bien existen miles de pronósticos nuevos y distintos todos los días, la mayoría parte de una misma fuente. Son contadas con los dedos las instituciones y empresas que marcan esa pauta.


Estas cuantas instituciones y empresas contratan ejércitos de analistas y expertos que combinan variables en un modelo económico que dan como resultado los pronósticos que publican. Por eso, muchas veces el consenso es la opinión de unos pocos. El problema es que esa opinión es susceptible a errores.


¿Por qué son susceptible a errores?

Porque los modelos con los cuales se construyen los pronósticos necesitan predecir el futuro. No existe modelo capaz de hacerlo ni “experto” capaz de interpretarlo.


La infinidad de variables a considerar, relaciones posibles y resultados potenciales es abrumadora para cualquier modelo, formula o ser humano. Es una tarea que simplemente va más allá de nuestras capacidades. Aun así, el proceso de pronosticar busca dar algunas luces que nos permita alcanzar una falsa seguridad.


Entonces, ¿qué considerar al momento de invertir?

Como en el corto plazo los precios suben o bajan en base a sorpresas, lo más prudente es invertir en el largo plazo en base a fundamentos. Los fundamentos son esas grandes verdades que han demostrado ser consistentes a través del tiempo.


La solidez institucional de Estados Unidos es una de ellas. Es un país que funciona bajo reglas de juego claras y estables hace más de 250 años. Sus principales empresas tienen la capacidad para innovar, reinventarse y seguir liderando el mundo consistentemente.


El dólar es la moneda de referencia mundial y demuestra, una y otra vez, ser el refugio de valor por excelencia a través de los años. Su mercado de capitales (bolsa de valores) es el epicentro de las inversiones en el mundo, es el más grande, líquido y profundo.


Todas estas grandes verdades son los pilares sobre los cuales se cuida el dinero en el largo plazo y sobre los que tomamos decisiones de inversión en el día a día.


¿Qué puede pasar?

Nadie sabe. Las opiniones, pronósticos y consensos pueden cambiar radicalmente de un día para otro.


A inicios de año, el pronóstico que todos compartían era que el Banco Central de Estados Unidos (Reserva Federal o Fed) iba a continuar subiendo las tasas de interés durante los próximos años.


En las últimas semanas el consenso mayoritario dio un giro completo y ahora la expectativa es que comience un proceso de reducción en las tasas de interés. Hace unos días, la Fed dio el primer paso reduciéndolas ligeramente por primera vez en una década.


Los precios de las inversiones pueden seguir subiendo o pueden comenzar a caerse. Es imposible anticiparlo. Frente a esa posibilidad es que invertimos de manera conservadora, con baja exposición a acciones (35% del portafolio), con alta liquidez, y en las principales empresas de Estados Unidos.


¿Qué recomendamos?

Recomendamos invertir partiendo de esas grandes verdades. De esos fundamentos que transcienden los pronósticos, la realidad y las sorpresas. En esas verdades irrebatibles está la fuente del valor de nuestras inversiones.


Lo que sucede en el corto plazo se queda en el corto plazo. Puede generar volatilidad e incertidumbre, pero no transciende.


El objetivo es cuidar y hacer crecer el dinero en el largo plazo. Por eso, nos enfocamos en las grandes verdades y navegamos las sorpresas con inversiones conservadoras y de alta liquidez.



Como siempre quedamos a tu disposición para resolver cualquier consulta.


Un abrazo,


Nacho, Aldo, Mario,

Renzo, Luciana y Alberto


3 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn