¿Cuál es la diferencia entre lo posible y lo probable?

Actualizado: 23 de nov de 2018

La situación geopolítica en Corea del Norte es uno de los temas que viene generando volatilidad en los últimos meses. Hace algunos días, los presidentes de ambas Coreas se reunieron por primera vez en 50 años. En las próximas semanas se espera que Kim Jong-Un (líder norcoreano) continúe con el plan de desarme nuclear. Meses atrás se especulaba sobre una guerra nuclear, y pocos creían posible un encuentro de paz. A veces lo que parece seguro no necesariamente sucede, y a veces lo que parece imposible, termina sucediendo. De cara a nuestras inversiones es importante entender la diferencia entre lo que es posible y lo que es probable. ¿Qué es posible? ¿Qué es probable? ¿Cuál es la diferencia y por qué es importante? ¿Cuál es nuestra estrategia? ¿Qué recomendamos en Independiente?

¿Qué es posible?

Lo posible es todo aquello que puede suceder. Desde lo que creemos seguro hasta lo que creemos imposible. Que el petróleo se vaya a USD 100 o a USD 30. Que el oro regrese a USD 2,000 o se caiga a USD 1,000. Que Bitcoin suba +10,000% o que desaparezca. Que las acciones de Estados Unidos (EEUU) superen nuevamente máximos históricos o que se genere la siguiente gran crisis. Que todo se mantenga igual o que cambie. Todas ellas son situaciones posibles, y pueden suceder mañana, en un año o nunca. Lo importante es entender que existe una diferencia entre creer que algo puede suceder y que finalmente suceda.


¿Qué es probable?

Lo probable es solo aquello que tiene un alto potencial de suceder. Que un evento sea probable significa que en el largo plazo tenderá a suceder, no siempre, pero sí en repetidas ocasiones. Que el dólar continúe siendo la moneda de referencia mundial. Que la economía peruana reactive su crecimiento en los próximos meses. Que EEUU y China logren un nuevo acuerdo comercial beneficioso para ambos. Todos ellos son probables porque de acuerdo a la historia y al contexto actual, tienen más potencial de suceder que de no suceder.


¿Cuál es la diferencia y por qué es importante en inversiones?

Lo posible abarca todo, lo probable solo algunos eventos o situaciones. Sobre lo posible no existen límites, ni siquiera la imaginación. Sobre lo probable sí existen límites y como consecuencia pueden ser medidos. Por esos motivos, de cara a nuestras inversiones, es necesario tomar decisiones sobre la base de lo probable y no sobre la base de lo posible. Considerar lo posible crea un mundo infinito de complejidad, de miedos y ambiciones, y eventualmente permite que las emociones tomen el control. Las emociones nos llevan a los extremos y nos desenfocan del objetivo.

En el extremo considerar lo posible puede paralizarnos y/o llevarnos a tomar decisiones equivocadas. Como todo en la vida, no decidir es una decisión, que en inversiones puede ser costosa. En 15 años, mantenerse en efectivo (“cash”) y no invertir, reduce el poder adquisitivo del dinero en -25%.

Comprar y vender también es costoso. Históricamente los grandes rendimientos se dan en periodos cortos de tiempo. El rendimiento del año se puede dar en un par de días. En general no participar es un mal negocio. Al final, el mundo es tan competitivo que intentar ganarle consistentemente al resto es difícil, costoso y riesgoso. Predecir el futuro es imposible y quienes lo intentan generalmente pierden.


¿Cuál es nuestra estrategia?

Mantenernos enfocados en el objetivo, guiados de lo probable y preparados para lo posible. En otras palabras, no especular. El Portafolio Modelo Gamnic (PMG), base sobre la cual diseñamos los portafolios de nuestros clientes, tiene como objetivo cuidar y hacer crecer el dinero.

Para lograrlo es necesario diseñar el portafolio sobre la base de lo probable: que EEUU continúe siendo el motor del crecimiento mundial, que sus principales empresas sigan expandiéndose e innovando, y que el dólar siga siendo la moneda más sólida. Más de 230 años de historia e instituciones sólidas demuestran la capacidad y el potencial de EEUU para seguir siendo el lugar donde se cuida y hace crecer el dinero.

Si bien el foco debe ser lo probable, lo posible no puede ser dejado completamente de lado. Como principio, el portafolio es conservador justamente para estar preparado para lo posible: que se aproxime una gran crisis como la del año 2008, que comience una guerra nuclear, que se genere una guerra comercial, etc.

Es conservador porque está basado sobre una mezcla de acciones y bonos de la mejor calidad del mundo, principalmente enfocados en EEUU, y en las inversiones más liquidas. Para una parte menor del portafolio considera también inversiones que llamamos diversificadores (como el bono del tesoro de largo plazo y el oro) que tienen como propósito proteger el dinero frente a eventos extremos. Guiarnos de lo probable pero estar preparados para lo posible es lo que nos permite realmente estar alineados siempre al objetivo.

¿Qué recomendamos en Independiente?

Nuestra recomendación es no permitir que las emociones nos impulsen a tomar decisiones. En un mundo en el que todos tienen su propia opinión y en el que todo es posible, es importante diferenciar lo valioso de lo intrascendente. Ese es el mayor reto y al mismo tiempo la mayor oportunidad. Ser disciplinados en tomar decisiones alineadas a nuestros principios de inversiones es la clave. Nuevamente, el objetivo es cuidar y hacer crecer el dinero.

Cualquier pregunta o comentario no dudes en escribirnos.

13 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn