¿Estamos al final del ciclo económico?

Actualizado: may 20

Abril 2019


Durante esta semana, las acciones de las principales empresas de Estados Unidos (EEUU), referentes de las inversiones en el mundo y representadas por el índice S&P500, regresaron a sus máximos históricos. La recuperación tardo un poco más de 7 meses de la mano con un incremento de casi +24% en los precios, luego de haber caído.


El Portafolio Modelo Gamnic (PMG), base sobre la cual diseñamos el Fondo de Preservación de Capital (Fondo PMG), durante el mismo periodo de caída, rindió -8% y se recuperó en 5 meses, hacia febrero de este año. En ese momento, ante la rápida recuperación de los precios, decidimos ser más conservadores y reducimos la posición de acciones del portafolio de 45% a 35%.


El regreso a los máximos históricos revive el temor a una corrección (caída) en las acciones, sobre todo en un escenario de mayor incertidumbre sobre el futuro económico, como es el de este año. ¿Por qué las acciones están subiendo? ¿Pueden seguir subiendo? ¿Es preferible vender o esperar? ¿Por qué especular no funciona? ¿Cuál es la estrategia? ¿Qué esperamos?


¿Por qué las acciones están subiendo?

Los precios de las acciones están explicados por tres factores: fundamentos, mercado y emociones. Los fundamentos (condiciones económicas) determinan los precios en el largo plazo. Los jugadores de mercado, los flujos de estos inversionistas y las emociones de estos participantes, también influyen en los precios, pero más en el corto plazo.


Hacia fines del año pasado la percepción de los inversionistas era fuertemente pesimista ante varios factores como: las guerra comercial, el techo de deuda de EE,UU, el miedo a una pronta recesión, entre otros.


Este año, muchos de estos factores de riesgo se han disipado y esto a generado que la percepción sea nuevamente bastante positiva. Además, mucho de los flujos de inversiones que habían salido de acciones por el miedo de diciembre han regresado a lo largo del año. Estos factores han venido favoreciendo a los precios de las acciones a lo largo del año, independientemente incertidumbre que hay sobre el futuro económico.




¿Pueden seguir subiendo?

Sí. Los precios de las acciones pueden seguir subiendo. Son muchos los factores que influyen en los precios de mercado, por eso nosotros recomendamos no especular.


Los precios pueden seguir subiendo acompañados de flujos de inversiones positivas, de optimismo en las emociones de los inversionistas o mejora consistente en la futura data económica. Pero también se pueden caer por alguna noticia no esperada que cambia a percepción y flujo de los inversionistas o porque la data demuestra que la economía se esta desacelerando.


Los precios son reflejo de las expectativas del futuro. Los movimientos en los precios, entonces, se dan por cambios en esas expectativas o por sorpresas (factores que no estaban considerados dentro de lo que se esperaba).


¿Cómo influyen las emociones?

Las emociones son el factor más importante para determinar hacia dónde va el ciclo, sobre todo en los extremos.


En el extremo positivo del ciclo, el exceso de confianza genera imprudencia. Se escuchan frases como “esta vez es diferente” o “no hay riesgo”. Predomina la ambición y la ansiedad de participar de alguna oportunidad.


En el extremo negativo del ciclo, el exceso de incertidumbre y desconfianza, genera parálisis. El miedo a perder supera el deseo a ganar.


En ambos extremos, los inversionistas dejan de lado el pensamiento racional y deciden en base a su experiencia reciente en donde las emociones tienen el control. En ese camino generalmente se equivocan.


¿Cómo se relaciona con las inversiones?

El precio de las inversiones es el reflejo de las ganancias esperadas del futuro. El movimiento en los precios es el resultado de algún cambio en esas expectativas. Una noticia positiva o negativa esperada por todos, no debería alterar los precios.


Generalmente las expectativas se construyen sobre un pensamiento racional y asume que todo se mantendrá “igual”. Cuando algún evento inesperado sucede, las expectativas cambian rápidamente y los precios también.


Si el evento es muy extremo, las emociones comienzan a intervenir. Mientras más emocionales los inversionistas, mayores son las distorsiones en los precios y en las expectativas “racionales” del futuro. Las expectativas superan la realidad y terminan en un extremo muy optimista o muy pesimista.


¿Estamos cerca al fin del ciclo?

No lo sabemos. No hay teorías o fórmulas que funcionen prediciendo el final del ciclo económico. Históricamente, cada ciclo económico dura entre 5 y 10 años. El actual ya tiene 10 años, desde el final de la crisis financiera del 2008, y es uno de los más largos de la historia.


A pesar de su duración, los ciclos no terminan porque cumplieron una cantidad de años. Terminan por excesos y/o por eventos extremos inesperados. Saber precisamente cuando termina es imposible. Pueden pasar un par de meses, un año o 10 años más.


Lo cierto es que la economía ya no crece como antes y las expectativas del final del ciclo se contagian. Las emociones comienzan a tomar mayor protagonismo.


En adelante, a mayor emoción, mayor volatilidad podemos esperar. El resto es especular, y en el mundo de las inversiones, eso pocas veces funciona.


¿Cuál es la estrategia?

Después de la subida de los últimos meses, hemos venido reduciendo la posición de acciones en el portafolio. La idea es ser más conservadores y proteger lo ganado.


Si las acciones de EEUU siguen subiendo, el portafolio participa porque mantiene 35% en acciones. Si las acciones se caen, el portafolio se cae menos y tiene espacio para comprar y aprovechar oportunidades de valor a menores precios. Con esta estrategia, frente a una caída, el portafolio se recupera más rápido y gana puntos adicionales de rendimiento en el proceso.


¿Por qué no vender y esperar?

Porque no funciona. Los precios pueden seguir subiendo de manera indefinida porque predecir el futuro es imposible. Intentarlo genera mayores costos que reducen directamente el rendimiento del portafolio y nos exponen a otros riesgos.


Los mejores días de rendimientos se dan inesperadamente y no participar de ellos puede reducir a la mitad el rendimiento de largo plazo del portafolio. En lugar de intentar predecir, la mejor estrategia es estar correctamente preparados.


¿Qué recomendamos?

En un mundo gobernado por la emoción, con los precios de las inversiones cerca de máximos históricos, lo más prudente es ser conservador.


Mantenemos la disciplina de invertir en dólares en los instrumentos más líquidos y eficientes del mundo. Con una mezcla conservadora entre los fondos pasivos (ETFs) de acciones y bonos de las principales empresas de EEUU.


En el largo plazo, esa filosofía de inversión limita el impacto de las caídas y permite que el portafolio se recupere más rápido mientras se beneficia del crecimiento económico del mundo. El objetivo es cuidar y hacer crecer el dinero.


Como siempre quedamos a tu disposición para resolver cualquier consulta.


Un abrazo,


Nacho, Aldo, Renzo, Alberto y Luciana


2 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn