Máximos históricos, ¿es posible una corrección?

Agosto 2017



Los precios de las acciones de las principales empresas de Estados Unidos (EE.UU.) están en máximos históricos. Desde la crisis del 2008 han subido más de +260% y acumulan más de siete años de subida casi ininterrumpida. Hace algunos años existe la creencia de que los precios no pueden subir más e incluso hay quienes prevén una gran corrección (caída importante de -10% o más).


¿Por qué existe esta creencia? ¿Es posible una gran corrección? ¿Por qué no salir y esperar? ¿Cómo protegerte? ¿Cuál es la estrategia? ¿Vemos una crisis por delante? ¿Qué recomendamos?


¿Por qué existe esta creencia?


Principalmente porque los precios de las acciones vienen subiendo "bastante" desde hace "mucho" tiempo. Históricamente, cada siete años se da una gran corrección. Hoy, más de siete años desde la última crisis, es normal escuchar a los medios y algunos inversionistas decir que es "momento" de una gran corrección. La elección de Trump como presidente de EE.UU. es también considerada por algunos como un motivo más para vender y esperar.


Entonces, ¿es posible una gran corrección?


Sí, es posible. El temor a una gran corrección siempre está presente. Por ejemplo, en el año 1996, el presidente del Banco Central de Estados Unidos, dijo que los precios ya estaban bastante altos y que debían corregirse. Sin embargo, los precios de las acciones siguieron subiendo por cuatro años más antes de corregirse con la crisis tecnológica del 2000. En esos cuatro años, los precios de las acciones se duplicaron.


También sucede al revés. En el 2008, la mayoría de personas no esperaba una gran corrección, pero tomando a muchos por sorpresa, se dio una de las peores crisis de toda la historia de EE.UU. Las acciones se cayeron hasta -50% antes de recuperarse.


Más cercano aún. El año pasado fue el peor inicio de año de toda la historia de las acciones de EE.UU. y hay quienes creían que iban a seguir cayéndose, que era momento de vender. Hacia finales del año, las acciones se recuperaron y rindieron más de +12%.


Una corrección puede suceder en cualquier momento y sin previo aviso, así como no suceder a pesar que existan todos los elementos necesarios para que ocurra. Por eso, que los precios estén en máximos históricos o que vengan subiendo hace siete años, no significa que ya no puedan seguir subiendo. Encontrar el momento perfecto para comprar y vender es muy complicado.


Pero, ¿por qué no salir y esperar?


Porque los rendimientos más importantes se dan en periodos breves de tiempo. Por ejemplo, el año pasado las acciones terminaron rindiendo +12% a pesar del mal inicio del año. El 80% de ese rendimiento se explica por cinco buenos días, en los que las acciones rindieron más de +2% diario.


Históricamente perderse los diez mejores días del año hace que el rendimiento anual se reduzca a menos de la mitad. Es por esta razón que recomendamos siempre estar invertidos ya que no se puede saber a ciencia cierta cuándo ocurrirán estos buenos días de rendimiento.


¿Por qué nadie sabe?


Porque los modelos y fórmulas que intentan anticipar el futuro no logran considerar todas las variables necesarias. El mundo es más complejo de lo que cualquier modelo económico o fórmula puede considerar. En la realidad, existen eventos que son completamente inesperados (como cambios climáticos, sociales, políticos, demográficos y hasta económicos) y variables que no pueden ser calculadas ni estimadas. Por eso, tratar de adivinar cuando van a subir los precios o cuando van a caer es complicado.


En el 99% de los casos, quienes han intentado predecir la próxima corrección, no lo han logrado. La mejor manera de participar de las inversiones es haciéndolo a largo plazo, comprando y manteniéndote invertido porque los rendimientos importantes se dan en pocos días.


¿Cómo protegerte?


Invirtiendo en un portafolio conservador y simple. Un portafolio que entiendas y que te sientas cómodo de tener en todo momento. Sugerimos diversificar tu riesgo invirtiendo en fondos indexados (ETFs) de acciones y bonos de las principales empresas de EE.UU. De esta manera no estás expuesto a algún riesgo directo de una acción o bono especifico.


¿Vemos una crisis inminente?


No, vemos las cosas bien. La economía de Estados Unidos está creciendo cada vez más con un mayor consumo interno y un mejor empleo. Las empresas siguen incrementando sus ventas y utilidades. Además, hay muchos inversionistas, principalmente los chicos, que aún no han comprado acciones.


Las principales preocupaciones frente a la economía son los temas geopolíticos debido al liderazgo poco convencional de Trump, pero por el momento los riesgos son controlados. Saber cuándo será la próxima crisis es complicado.


¿Qué estrategia recomendamos?


Recomendamos tener la disciplina de mantenerte invertido. En el largo plazo está demostrado que comprar y vender no genera valor.


Es importante que estés siempre invertido para poder capitalizar las subidas, oportunidades que se dan en periodos breves de tiempo y de manera muy agresiva. Aquellos que buscan comprar y vender para obtener grandes rendimientos, no logran hacerlo con consistencia y terminan perdiendo dinero en el tiempo.


Recomendamos inversiones simples y líquidas en las principales empresas de EE.UU., inversiones que puedan comprarse y venderse rápidamente en cualquier situación. Inversiones en dólares, la moneda más sólida del mundo.


El objetivo es cuidar y hacer crecer el dinero. Mantener la disciplina de invertir conservadoramente a largo plazo es la estrategia.

0 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn