Recesión nacional ¿Qué esperar hacia adelante?

Setiembre 2020



La economía peruana está oficialmente en recesión (dos trimestres seguidos de contracción). La caída del PBI de -30.2% del segundo trimestre fue la más grande a nivel mundial, y la más grande de nuestra historia.


La inversión pública se contrajo en -70%, la inversión privada en -53.2% y el consumo familiar cayó -22.1%. Todo esto acompañado de una caída del empleo en Lima metropolitana que llegó a -55% en un mes.


Todas estas, las peores de la historia de nuestro país.


En el 2020, se espera que el PBI se contraiga entre - 12% y -15%, algo que no pasaba hace más de 30 años.


Al mismo tiempo recibimos noticias positivas, que el consumo de electricidad está ya casi en niveles preCovid, que el programa “Reactiva” ha sido todo un éxito y que el empleo ya está casi recuperado.


En un escenario de incertidumbre como este, son las próximas decisiones y acciones que tomen el gobierno y las empresas privadas las que determinarán cuanto demore una posible recuperación.


¿Qué tan difícil es la actual situación económica? ¿El factor político dificulta una eficiente recuperación? ¿Por qué nuestra economía es la más afectada de la región? ¿Qué puede pasar con nuestra economía? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué esperamos y que recomendamos?


¿Qué tan difícil es la actual situación económica?


Estamos atravesando una crisis económica de una magnitud nunca antes vista en nuestro país. Es muy difícil saber cuán profunda puede llegar a ser esta recesión y que tan rápido podríamos recuperarnos.


Si bien ésta fue causada por un choque externo sin precedentes, los daños se han amplificado por problemas latentes que venimos arrastrando durante años.


Un sistema de salud precario, justamente por la poca inversión en este sector, así como los altos niveles de informalidad laboral y pobreza, contribuyeron a que esta crisis fuera mucho más letal de lo que podría haber sido.


El bajo nivel de institucionalidad, el entrampamiento político y la dificultad para ejecutar leyes y proyectos, resultaron en una respuesta limitada e insuficiente para la realidad nacional.


Todo esto genera incertidumbre y nos retrocede en casi 10 años de desarrollo.


Si a eso le sumamos el enfrentamiento del poder legislativo (congreso) con el poder ejecutivo (presidencia), estamos frente a la peor crisis sociopolítica y económica en la historia de nuestro país.


¿El factor político dificulta una eficiente recuperación?


Sí, el factor político es esencial para una eficiente recuperación, y en estos momentos es un factor que está jugando fuertemente en contra.


Esta pandemia, además de desencadenar una crisis económica, ha agravado la delicada situación política que ya se vivía en nuestro país. Hoy hay un enfrentamiento abierto de poderes (legislativo vs ejecutivo), una alta rotación de gabinetes y una tensión política que no permite enfocarse en la recuperación. Esto hace que el estado no funcione de manera adecuada, generando gran desconfianza en la población y el empresariado, lo que a su vez retrasa las inversiones y hace que las personas gasten menos.


La situación económica y política, sumadas a un proceso electoral complicado el próximo año, pueden poner en riesgo el modelo económico actual (pro mercado, amigable a la inversión y de responsabilidad fiscal), que ha sido el motor del crecimiento de los últimos 20 años. Una desviación de dicho modelo puede dificultar aún más la eventual recuperación del país.


¿Por qué nuestra economía es la más afectada de la región?


Por las duras realidades de nuestro país.


El Perú impuso una de las cuarentenas más largas y estrictas del mundo, pero no se pudo aplicar en paralelo medidas suficientes que limitaran al mínimo la duración y los efectos colaterales de esta restricción.


Hubo un enfoque en distanciamiento social y bonos para los más necesitados, pero estos fueron difíciles de implementar.


La dura realidad peruana (por el alto nivel de hacinamiento en casas, bajo gasto en salud pública, bajos niveles de ahorros personales y alto grado de informalidad) generaron una paralización de las actividades productivas más larga de lo esperada, y esto llevó a una perdida en el empleo nunca antes vista.


El alto impacto económico resultó en que grandes grupos de la población informal no pudieran seguir observando las restricciones y salieran a buscar el sustento, lo cual a su vez alargó más la crisis y por lo tanto sus efectos.


¿Qué puede pasar con nuestra economía?


Se puede poner peor antes de empezar a recuperarse.


Si bien estamos viendo algunos datos alentadores por el lado de la “oferta” (empresas reanudando producción, mayor consumo de electricidad y recuperación de algunos puestos formales de trabajo), aún no se sabe si se va a dar la recuperación de la “demanda”.


El ingreso promedio de las personas se ha visto y sigue seriamente afectado. Muchas personas han gastado ya todos sus ahorros y es muy probable que los que no, tengan una menor propensión al gasto.


Los próximos trimestres nos darán más claridad sobre los fundamentos de la recuperación y la “solvencia” de las empresas y familias hacia adelante (que puedan seguir operando y haciendo frente a sus obligaciones).


Hoy día muchas empresas salen a ofrecer sus productos y servicios impulsadas por programas como Reactiva y otras iniciativas de diferimiento y reducción de gastos.


Lo importante en los próximos meses va a ser que esos productos y servicios (oferta) sean absorbidos efectivamente por el mercado (demanda), para que se cierre el circuito económico y asegurar la supervivencia (solvencia) de las empresas y la economía.


¿Cómo nos afecta?


Con respecto a tus inversiones, el Portafolio Modelo Gamnic (PMG), base sobre la cual diseñamos el Fondo de Preservación de Capital, no tiene ninguna exposición a Perú desde marzo de este año por lo que esta situación no genera un impacto en el Fondo.


El Fondo se encuentra invertido en fondos de las acciones y los bonos de las principales empresas de Estados Unidos (EEUU), en dólares y a través del mercado americano y en ese sentido se encuentra exento de lo que pueda pasar en el Perú.


¿Qué recomendamos?


Recomendamos mantener el dinero que quieres cuidar en dólares, la moneda más sólida y segura del mundo, y con un enfoque muy conservador en las principales empresas de EEUU.


Recomendamos limitar las cuentas e inversiones en soles para aquello que se planea utilizar, en soles, en los próximos 6 meses.


Limitar también las inversiones (o activos) con riesgo local (Perú) o Latinoamericano, en donde el efecto de la pandemia aún es incierto.


El Fondo está hoy en su posición más conservadora desde que comenzamos hace 10 años. A la fecha ya recuperó la caída de inicios de año y viene rindiendo casi +3% neto en dólares en lo que va del año (eso equivale a casi +9% en soles).


Por nuestro lado, estamos monitoreando muy de cerca lo que viene sucediendo tanto en EEUU como a nivel local.

0 vistas

INDEPENDIENTE SAF 

Todos los derechos reservados

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social LinkedIn